Páginas vistas en total

17 de septiembre de 2012

Del meu amic Carlos Alós Moyá

 http://goticflamiger.blogspot.com.es/search?q=amic
Esta es la dirección de la entrada original del blog de Carlos.                                                                                                                                                                                
Os comparto un poema que escribió mi buen colega Carlos en catalán, y os adjunto también la traducción al castellano:

Al meu amic Miguel Díaz Romero,
cavaller castellà,
a qui el Cid campeador
no li arriba ni a la planta dels peus
Ni la distància ni la paüra
han sigut obstacles
per a la nostra amistat.
No hi ha necessitat
d’assenyalar els culpables.
Has parlat sàviament.
No ets un floc de neu,
no ets l’escombra que balla.
No ho dubtes que ho faré.
He lligat els nostres papers,
he conclòs la freda història.
Ja no queda ningú,
les portes estan cloent-se.
No cal que vingues per mi,
no cal que encengues la llum.
Mai posseírem la raó
a aquella vella història.
Somnie els nostres fills,
les nostres desventures.
La mesura és no cedir,
no doblegar el pit.
Has acabat d’escriure,
has acabat de treballar,
la pols no cresqué entre nosaltres
tot fou com començar de nou.
Ja no queden mistos,
estem fent la maleta
cap el confí de la por.
Un i dos no són tres,
aquesta era l’endevinalla,
allò que no vaig entendre.
Ja no puc fer res,
res més que eixugar la penúria,
que passar revista als fantasmes.
No érem barons del destí,
carn presta a mastegar.
Sota el braç et porte a tu,
les teues paraules de conhort.
Tal volta siguem efímers,
tal volta siguem eterns.

A mi amigo Miguel Díaz Romero,
caballero castellano,
a quien el Cid Campeador
no le llega ni a la planta de los pies.
Ni la distancia ni el miedo
han sido obstáculos
para nuestra amistad.
No hay necesidad de señalar
a los culpables.
Has hablado sabiamente.
No eres un copo de nieve,
no eres la escoba que baila.
No dudes que lo haré.
He atado nuestros papeles,
he concluido la fría historia.
Ya no queda nadie,
las puertas están cerrándose.
No hace faltas que vengas a por mi,
no hace falta que enciendas la luz.
Nunca poseímos la razón
en aquella vieja historia.
Sueño con nuestros hijos,
nuestras desventuras.
La medida es no ceder,
no doblar el pecho.
Has acabado de escribir,
has acabado de trabajar,
El polvo no creció entre nosotros,
todo fue como comenzar de nuevo.
Ja no quedan cerillas,
estamos haciendo la maleta
hacía el confín del miedo.
Uno y dos no son tres,
aquel era el acertijo,
aquello que no entendí.
Ya no puedo hacer nada,
nada más que secar la penuria,
que pasar revista a los fantasmas.
No eramos barones del destino,
carne lista para masticar.
Bajo el brazo te llevo a ti,
tus palabras de consuelo.
Tal vez seamos efímeros,
tal vez seamos eternos.

Muchas gracias colega! ...Aquí estaré. Avalanch.


No hay comentarios:

Publicar un comentario