Páginas vistas en total

21 de enero de 2014

Ética II

Martin Luther King


Dante Alighieri


"La responsabilidad del adulto es la sinceridad: de otra forma, no viviríamos una vida sino un teatro, y para esto ya están los actores y actrices profesionales."
Definición resumida de Ética, pues en la red de redes hay para todos los gustos y no son muy divulgativas: "Escala de valores morales aceptada de manera objetiva por los individuos que cohabitan en el munod, o es una sociedad concreta."
En la entrada pasada, ética, me centré en un ejemplo concreto de enfretamiento social para hablar de la crisis moral generalizada que está padeciendo nuesro mundo hoy. Decía Dante en su "Divina Comedia" a través de Virgilio que "los lugares más ardientes del Infierno están reservados para quienes, en épocas de crisis moral, se mantuvieron indiferentes". También dijo Martin Luther King que "la vida empieza a terminar cuando guardamos silencio ante las cosas que nos importan".
Que estamos en una época de crisis moral es una verdad objetiva que todos comprobamos en nuestro día a día.

Nos hemos acostumbrado a que la mentira, el teatro, la falta de valores morales y todo ese tipo de desastres sociales e intelectuales se den en todos los estratos de nuestra sociedad; y se den a diario de manera más o menos impune, teniendo origen en cualquier parte, conversación o intenciones. Hechos que debieran ser puntuales, y determinados por errores o por conatos de malicia, se han convertido en rutina y costumbre; haciendo qeu los hechos sinceros, bien intencionados, sean los extraordinarios y sorprendentes. Asunto que, sinceramente, da pena.
Alguien dirá que estoy generalizando. Pero, ¿no es cierto que, cuando sale alguien en la tele que ha devuelto un dineral que se ha encontrado por la calle, todo el mundo se asombra y tratan a ese hombre honrado como a un héroe?; y, ¿no es cierto que, cuando sale alguien con poder de este u otro tipo en la tele que ha abusado impunemente de tal poder, nadie le presta atención alegando que "es más de lo mismo"? Siendo así, algo de certeza tendrá esta generalización.

La ética es esa asignatura que los nacidos en los ochenta dimos antes de dar filosofía en Bachiller. Ahora no  sé cómo está la cosa más allá de los cuatro años que tiene mi hija. Pero se supone que esa "ética", esa escala de valores universales que ayudan a la convivencia, se enseña en las aulas por obligación aunque no se haga en las casas, porque cada uno en su familia hace lo que le da la gana. Y me hago pues esta pregunta: ¿Todo el mundo ha suspendido ética pero se la han pasado como si fuera educación física para quitárselos de encima? Parece que sí.
Perdón: no "todos".
Pero sí los encargados de los medios de comunicación: desde los tertulianos que siempre llevan la misma corbata en el TDTparty, los que se desgañitan hablando del corazón en Telecinco, los redactores del diario desinformativo La Razón...; la clase política europea (siempre generalizando para participar de la dudosa verdad de la certeza): planes electorales ideados adrede para ganar, pero no para ser cumplidos, manejo y manipulación de los medios antes citados, uso de la mentira y el abuso de poder indiscriminado... (no hablo de los de fuera de Europa porque no los conozco, aunque imagino que no distarán mucho de ellos); las empresas que compran patentes que mejorarían la vida de los habitantes del mundo, pero que lo hacen para que estos avances no vean la luz y seguir ganando pasta gansa; la clase banquera internacional, de cuyas actividades reales no tenemos ni idea, pero que de sus decisiones depende nuestra supervivencia... o, ¿acaso alguien de vosotr@s sabe qué hace exactamente el Fondo Monetario Internacional, que no sea irse de banquetes y hoteles con nuestros impuestos a Bruselas?; y un sinfín de etcéteras. Etcéteras que no me caben en el blog, os lo aseguro.

Por último, no me voy a ir tan lejos... pues veo y reconozco esa crisis moral en muchas entidades, más o menos cercanas a mi persona tanto en el pueblo como en las redes sociales, y me abomina de igual, o peor por estar más proximas, manera que la de los estamentos poderosos que tienen el control del mundo.
Hemos vendido bien barata nuestre ética. Hemos regalado la moral, y tirado los valores que nos definían como seres humanos a la basura. Y nos escudamos en leer entradas como la presente, alegando en nuestro interior que nosotr@s sí conservamos esa escala de valores... preguntémonos pues, si realmente somos sinceros con nosotr@s mism@s, cuándo fue la última vez que, armados de valor y desinteresadamente, hicimos uso de esos valores y, además, nos tapamos los oídos y cerramos nuestro corazón a toda la sarta de destrucciones morales y atropellos éticos a los que nos somete la falsedad del mundo.

Me cuesta mucho, muchísimo, conservar ciertos valores en mi día a día; de hecho hoy me parece imposible comportarme al 100% como desearía, haciendo caso a esa escala que mis padres primero, mis profesores después, y Dios definitivamente, me han regalado y por la que doy Gracias a cada momento. Es sorprendentemente difícil... pero, al menos, voy a intentarlo.
¿Y tú?

Quizá también te interese...

No hay comentarios:

Publicar un comentario