Páginas vistas en total

18 de enero de 2014

Ética.

Partimos hoy de la premisa: la responsabilidad del adulto es la sinceridad; de otra forma, no viviríamos una vida sino un teatro, y para esto ya están los actores y actrices profesionales.
 Y de la definición:

"La ética es una rama de la filosofía que se ocupa del estudio racional de la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. Requiere la reflexión y la argumentación. El estudio de la ética se remonta a los orígenes mismos de la filosofía en la Antigua Grecia, y su desarrollo histórico ha sido amplio y variado.
La ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a nivel individual y a nivel social. En la vida cotidiana constituye una reflexión sobre el hecho moral, busca las razones que justifican la adopción de un sistema moral u otro.
Una doctrina ética elabora y verifica afirmaciones o juicios determinados. Una sentencia ética, juicio moral o declaración normativa es una afirmación que contendrá términos tales como "bueno", "malo", "correcto", "incorrecto", "obligatorio", "permitido", etc., referidos a una acción, una decisión o incluso también las intenciones de quien actúa o decide algo. Cuando se emplean sentencias éticas se está valorando moralmente a personas, situaciones, cosas o acciones. Se establecen juicios morales cuando, por ejemplo, se dice: "Ese hombre es malo", "no se debe matar", etc. En estas declaraciones aparecen los términos "malo", "no se debe", etc., que implican valoraciones de tipo moral." Wikipedia.

Últimamente me he estado planteando asuntos concernientes a la integridad de las personas, y de la sociedad que las mismas componen o a la que, de manera más o menos directa, se adscriben. Y el panorame es penoso.
Lo ético, lo moral, está siendo manipulado, aniquilado y pervertido de una forma brutal tanto a niveles individuales como colectivos. La reflexión con la que abro es una frase propia que he ido limando cuando partió de un pensamiento hace unas semanas y, a fuerza de repetírmela y de compartirla con mis seres queridos, me he dado cuenta de que algo de razón va a tener la frase, no yo... pues tener razón tampoco implica estar en lo cierto. Lo que sí es cierto es que hay una falta de sinceridad con uno mismo hoy en día que asusta o, como dirían en mi pueblo: que tira p'atrás. Me avergüenza ser humano por la falta de ética, de esa ética que habla la wikipedia y que se resume en una escala de valores morales aceptada de manera objetiva por los individuos que cohabitan en el mundo... ya no hay deberes, ni hay cosas correctas o, al menos, eso parece viendo las noticias... manipuladas hasta la extenuación, por cierto.
El ser humano se ha desviado tanto de lo correcto que uno ya no sabe si es ser humano... o algún tipo de bicho raro idealista que sigue soñando con un mundo feliz, que nada tenga que ver con el que el visionario Aldous Huxley describió en su magnífica novela.

Para muestra un botón: en el barrio de Gamonal, de Burgos, la clase política iba (ya no, pues se retractaron ayer a las 19:00 horas) a realizar unas obras inútiles por el módico precio de 8 millones de euros mientras que habían cerrado un par de guarderías por falta de fondos para la educación, cuyo gasto era de apenas 18 mil euros por cada una... esto no es exacto, pero es igual de verdad que lo que digan los noticieros en el día de hoy, y parece que a "todos" nos "vale". Eso no es ético ni para Nerón, el que hizo arder Roma porque le parecía bonito el fuego mientras Lucio Anneo Séneca, filósofo cordobés, le decía: "estás de atar Nerón..." Y lo que tampoco es ético es que, mientras que los vecinos de el Gamonal se manifiesten de forma pacífica, y les bajen a los que han cortado la calle de forma pacífica, pacíficos cafés calientes y pacíficos caldos de pollo y pacíficos bocatas de chistorra... una sarta de revolucionarios de fin de semana se mezcle con estos vecinos para liarla de nuevo y parda. No es ético señores, y jamás será ético un Gobierno mentiroso que se gasta nuestros impuestos de manera impune porque le viene en gana; ni es ético señores, y jamás será ético hacer arder contenedores que pagan nuestros impuestos, romper paradas de autobús y pegarle a un policía. Hoy no soy de derechas ni de izquierdas: hoy soy un ser humano harto de los de su especie. Y señores, esto sí es ético: el hartazgo schopenhaueriano que están consiguiendo enraizar en nuestros espíritus políticos y anarquistas. Ni unos ni otros señores... es cierto que no nos callarán, que apoyaremos a los oprimidos, que buscaremos y lucharemos por la verdad, pero también es cierto que lo haremos con el don precioso y magnífico de la palabra, en paz y con esa verdad que buscamos por delante, nada más.

Hoy, como muchos otros, es un día triste para la Humanidad. Y es totalmente ético sentir esa tristeza como si nos hubiesen desgarrado el alma.
Ni que decir cabe que en el fraternalismo no hay lugar para mentirosos, manipuladores ni violentos. Y jamás lo habrá.

Aldous Huxley


No hay comentarios:

Publicar un comentario