Páginas vistas en total

18 de febrero de 2014

Fraternalismo y Tau'va.

Supongo que muchos no sabréis qué es el Tau'va. Pues bien, os lo explico: Games Workshop es la compañía que ha creado el juego de batallas fantásticas "Warhammer 40k"; en el que una de las civilizaciones que luchan por le control del Universo es el Imperio Tau. Este Imperio lo forman los Sistemas controlados por los extraterrestres llamados Tau: son azules, bajitos y con una tecnología bélica apabullante. La sociedad Tau está regida por un sistema infalible de castas, a cada cual se adscribe un número de individuos especializado en una función social: la Casta del Agua - burócratas y diplomáticos; la del Aire - pilotos y transportistas; la del Fuego - guerreros; la de la Tierra - obreros y mecánicos. Y la Etérea - dirigentes espirituales y políticos. Estos dirigentes, también llamados Aun o Etéreos, enseñaron el Tau'va, o Bien Supremo ("Greater good" traducido al inglés) a los Tau quienes, desde entonces y tras salir de una guerra civil, luchan por la consecución de ese Bien Supremo, convirtiéndolo en "bien común", para sobrevivir y evolucionar como Imperio.

Algunos tachan de comunistas a los Tau por esta razón, pero creo que están francamente equivocados. Son fraternalistas desde ese punto de vista (obviando el afán imperialista y la estructura hermética de cualquier sociedad basada en castas); es decir, los Tau son fraternalistas en cuanto a su persecución individual y grupal del Bien Supremo o Tau'va en su lengua, Vocabulario Tau, que, los que me seguís, sabési que me fascina.
Por esta asociación de ideas se me ha ocurrido qeu la sociedad fraternalista; y el ser fraternalista que la integre; habrá de perseguir ese Bien Supremo para mejorar y evolucionar.

En la anterior entrada: Hacia el fraternalismo práctico, ya dije que los fraternalistas usaban como herramienta el fraternalismo para alcanzar objetivos comunes. Por tanto, uno de los ovjetivos comunes primordiales que la sociedad fraternalista debe perseguir desd el comienzo de su existencia es el Bien Supremo, entendido como un "bien común que satisface a todos porque les hace evolucionar, afianzarse y expandirse; además de dirigir hacia el fraternalismo puro".
Imaginemos entonces a los individuos "compartiendo los objetos, los pensamientos y la voluntad" en pro de ese Bien Supremo. Sería esta sentencia la definición más sencilla de fraternalismo puro entonces.
Pero, al tiempo, pensando en todo esto, aparece la primera controversia del fraternalismo puro: su voluntariedad chocaría contra su idea de evolución tomando ésta en su sentido de expansión. ¿Cómo expandir el fraternalismo en el mundo sin obligar a las personas que lo habitan a ser fraternalistas? Para no negarse a sí misma, la sociedad fraternalista debería "convencer", no "imponer", para consegiur el Tau'va que, repito, es objetivo clave de tal. ¿Cómo, entonces, debería convencer el fraternalismo al mundo? A través de lo que, según neopentecostalismo contemporáneo, es llamado "buen testimonio". Si los seres cuya forma de vida es el fraternalismo práctico demuestran en su rutina diaria que, viviendo según sus bases y en pro de la consecución del Tau'va, viven mejor y se sienten más felices que participando del mundo; las personas del mundo desearían ser fraternalistas también - y ese convencimiento sería el pilar de la difusión y expansión de la sociedad fraternalista, y una vía factible y fehaciente para alcanzar el Tau'va que solicita el fraternalismo puro para existir.

Como dicen los Tau'va: ¡Por el Bien Supremo!
Hasta la  próxima folks!

Etéreo del Imperio Tau, o Aun

No hay comentarios:

Publicar un comentario