Páginas vistas en total

27 de febrero de 2014

Skynet

Robots, la película


Isaac Asimov dictó las tres leyes de la robótica: "un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño; un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª  ley; un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª  o 2ª  ley". Por cierto, lo hizo con la ayuda de John W. Campbell.
Comienzo esta entrada titualada "Skynet" (inteligencia artificial que lidera el ejército de las máquinas en "Terminator"), porque ya estamos en la era previa, donde es claramente inminente, a la supremacía de la máquina sobre el hombre que la ha creado. Hoy todavía no son súper-robots que nos hostigan o esclavizan mediante una guerra abierta; pero el control de la tecnología sobre quienes la utilizamos ya es objetivamente demostrable en nuestra rutina. Einstein dijo: "temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad: el mundo sólo tendrá una generación de idiotas". Y estageneración será la sometida por Skynet después.
No pretendo ser tildado de un ser antitodo qeu ve un peligro real en estas ficciones apocalípticas de fantasía cibernética, pero sí voy a expresar una breve reflexión acerca del poder o poderes que les estamos dando a estos chismes...

Terminator 2
Todos bromeamos con tiras cómicas acerca de niños que no juegan en el parque; la diferencia entre el marido adicto a los videojuegos y la esposa adica a los mensajitos del móvil; de lo atontados que nos quedamos cuando nos pasamos viendo televisión; etcétera... pero, si les quitáramos todo ese diseño, interfaz amable y lucecitas vistosas, sólo nos quedan circuitos, cables y trozos de plástico y metal - nada temible, a lo que metafóricamente deberíamos, para cerciorarnos del real alcance de los hechos, añadir brazos mecánicos terminados en alargados dedos metálicos y sonrisas maquiavélicas de tuercas o luces profundas, tremolantes y rojas como monstruosos ojos. Así quizá fuésemos conscientes del Mal escondido tras una manzanita mordida, alegoría por otra parte del objeto por el cual el ser humano fue exiliado del Paraíso.
Debido entonces a estos métodos de coacción y privación de libertad (nomofobia, tecnocracia, embobamiento televisivo crónico, etcétera...); puedo afirmar que la rebelión de las máquinas ha comenzado: nos están adoctrinando, idiotizando, apra cuando menos lo esperemos, desmembrarnos y beberse nuestros jugos vitales. 

Esto es sólo una afirmación trágico cómica sin certeza ni base... una metáfora inspirada en la fantasía más enajenada... pero puede dar miedo de verdad si a esta idea sumamos el concepto de "transhumanismo": movimiento que apoya el empleo de las nuevas ciencias y tecnologías para mejorar las capacidades metnales y físicas con el objeto de corregir lo que considera aspectos indeseables e innecesarios de la condición humana como el sufrimiento...". Es decir, que nos implantemos chismes electromecánicos e informáticos para "mejorar" nuestros cuerpos y mentes. No voy a criticar frontalmente esta tendencia (que como cristiano se evidencia me es abominable); sólo digo que se me plantean al menos dos inconvenientes de filosofía barata: sin Mal no hay Bien desde qeu el Hombre es Hombre; y ¿cuánto costará ser un superhombre nazi? Vean la peli de dibujos "Robots" y responderá todas sus preguntas... y eso que hasta un niño lo entiende...
Así pues, cuando los humanso dependan física y emocionalmente de los chismes y cachibaches, nos implantaremos variantes de los mismos para parecernos un poco a ellos, convirtiéndonos en cyborgs que no sufren, no se enferman, no aman, no creen en la libertad (pues ya no la conocerán al haber sido sustraído el concepto de su electrónico ser), y todo eso que se me ocurre y que ya no es tan disparatado, ¿verdad?

La rebelión de las máquinas no es otra que la siguiente: Nos vamos haciendo cada vez más dependientes de la tecnología > Dejamos de percibir la realidad natural qeu nos rodea > Nos volvemos autómatas > Nos implantamos física y biónicamente la tecnologái de la cual dependemos total y absolutamente > Nos convertimos en robots domionados por quienes manejan la Industria y la Tecnología > Dejamso de ser Humanos > Y desaparecemos.

La rebelión de las máquinas no es una guerra contra Terminators, no es quedar atrapados en Matrix (que de algún modo nuestro mundo actual es un "matrix" alegórico), sino un suicidio mundial y tan lento e imperceptible que lo hará inevitable y fatal. Skynet ya existe dentro de nuestras mentes y los dirigentes del tinglado la han puesto en marcha...

Sólo un consejo: ¡Huye! ¡Corre! ¡Escóndete muy lejos! Qué no te atrape la neurofagia...

FIN.
Isaac Asimov

2 comentarios:

  1. Solo hay que ver una cosa. En realidad parece que vivimos en un "Matrix" que nos están fabricando aquellos que tienen el poder.
    Hay un capitulo de Doctor Who, de la segunda temporada creo recordar, en la que un empresario crea unos implantes para que los ciudadanos tengan toda la información al momento. De esta forma, los controla, pero tambien es un arma de doble filo, ya que quienes están detrás de verdad, los Cyberman, los convierten en una especie de zombies tele dirigidos para hacer con ellos lo que quieran. Te recomiendo que lo veas, no recuerdo ahora el titulo.

    ResponderEliminar
  2. Lo hare, descuida! Primero, gracias por el comentario... y si, Matrix es mas real de lo que algunos creen... bueno, seguiremos pensando como escapar!

    ResponderEliminar