Páginas vistas en total

5 de abril de 2014

Miley Cyrus y la hipocresía.

En el trabajo siempre están puestos los 40 principales, y cada vez que ponen la canción de Miley Cyrus "Wrecking ball" pienso en cómo está siendo criticada desde todos los frentes la ex estrella Disney, y en lo patética que es la sociedad, no ella. No voy a justificar sus shows salidos de tono o su posicionamiento moral, pero tampoco voy a juzgarla porque para ello sólo hay Uno, y ése no soy yo. Pero lo que sí puedo hacer es demostrar que esta sociedad es el templo de la hipocresía... grandes estrellas de la múscia y el cine desde la creación del efecto "fan" han protagonizado esperpentos que con el tiempo se han convertido en leyendas:Kurt Cobain salía arrastrándose por el escenario con más alcohol que una farmacia; Bob Marley se fumaba unos cañones del tamaño de un oboe; Ozzy Osbourne le arrancó la cabeza a una paloma de un bocado; y así cien mil ejemplos más de ídolos caídos que ahora son considerado mitos no sólo musicales sino de la Historia más contemporánea. Freud era cocainómano; Camarón heroinómano y Baudelaire miembro de los hachiscents franceses que diluían costo en el café para escribir poemas.
Pero no nos fijamos en gente que sí corrompe de verdad a la juventud idiotizándola, sino en una artista de voz incontestable que se rebela contra los cánones como lo hicieron aquellos que hoy son "leyendas". ¿Por qué? Porque es lo fácil y lo que desvía la atención de lo verdaderamente importante por miserable.
Quizá todavía no me he hecho entender... cuando sucedió lo del Instituto Columbine en EE.UU., los hipócritas pseudo-puritanos que controlan los medios de comunicación le echaron la culpa de la violencia adolescente al heavy metal, y a Marilyn Manson en concreto. Después, en el docu "Bowling for Columbine" sale Marilyn y dice veinte verdades como puños y deja en ridículo a los conservadores de la Asociación Nacional del Rifle... querían un chivo expiatorio y el tiro les salió mal. La culpa de la violencia es la violencia misma, que ejerce de forma subliminal una sociedad puramente competitiva, que raya lo cruel, donde el nerd, el que piensa diferente, es un objetivo cuasi militar para los estúpidos borregos que juegan al football o son animadoras preñadas por el quarterback de turno a los dieciséis. Hoy le toca a Miley sufrir lo que Marilyn padeció en los noventa... padecer la hipocresía de un país y de un mundo que produce pornografía que nadie dice ver, cocaína que nadie consume (siendo la mercancía que más dinero mueve sólo por detrás del petróleo en el planeta, y que supera incluso al café), y que pone como ídolos a los personajes de Mujeres y Hombres y Viceversa, ejemplos ideales para una juventud más simple que el mecanismo de un botijo. "No os rebeléis, no seáis como la Cyrus que hace un videoclip desnuda sobre una bola de demolición, fijaos sólo en lo superficial, no penséis, sed guapos y ricos como la última tronista o el siguiente pretendiente". Ése es su mensaje.

De igual forma que hay más violencia, por muy silenciosa y subyacente que nos la quieren vender, en la televisión y los prototipos sociales elitistas que en un tema de Marilyn Manson, también hay más sexo implícito, idiotez e irreflexión en la sociedad actual y sus ídolos que en una balada, preciosa musicalmente, de la Cyrus.

Es una tuerca más, un mecanismo más, del tinglado del que hablaba el Jefe de "Alguien voló sobre el nido del cuco". Y lo más triste es que, de tan fino, de tan sofisticado, muchos caemos en la trampa. Hay tantas cosas que no nos cuentan, que deben reírse a carcajadas al leer esto; porque, ¿qué más dará que un nerd al que le pegaban en el colegio, que no estuvo con chicas hasta cumplir los veinte y tiene un salario de mil euros mensuales, le diga al mundo desde su blog para frikis que a él no le engañarán; si mientras tanto generaciones enteras sucumben al engranaje, a la tela de araña hilvanada con ignorancia, pan y circo, cumpliendo su objetivo idiotizante?
Larga vida a Miley Cyrus, a Marilyn Manson, a los punks de Indonesia que encierran en campos de reeducación islamista, a los trekkies, a los modelistas, poetas callejeros, yayoflautas, soñadores... y a todo aquel que le duela la garganta, ahogando un grito de rabia contenida, con fuerza en los párpados cansados, al leer este artículo. A mí, quarterbacks, como decían Def Con Dos, no me va a oler a podrido debajo del pelo por el tiempo que hace que no pienso.

Por último, os quería dejar un apunte acerca de la política y el fraternalismo:
Se me ocurre que el fraternalismo debe ser apolítico. Debe qeudarse en el campo de la filosofía como un concepto humanista y social; pues la política es para la confrontación y el fraternalismo para la unión. Por tanto, en cuanto el fraternalismo se haga político, dejará de serlo y se corromperá. Sé que esta idea tendrá más detractores que seguidores, porque toda idea nueva es peligrosa para quienes mantienen y ejercen el poder. El liberalismo fue peligroso y se corrompió, el comunismo también, por ello el fraternalismo debe mantenerse aparte de toda política.
En una sociedad puramente fraternalista no existirá el Gobierno... ni la legislación... tod@s seremos herman@s y no habrá por qué...

"Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad." Mt. 23:28.
"¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano." Mt. 7:5.

Miley Cyrus con Floyd

Marilyn Manson sin maquillaje
"Nos agarramos, encadenamos en vano nuestros corazones,
saltamos, sin preguntar nunca por qué.
Nos besamos, caí bajo tu encantamiento,

un amor que nadie podría rechazar.



Nunca digas que simplemente me marché,
siempre te desearé (querré).
No puedo vivir una mentira, corriendo para salvar mi vida,

siempre te desearé.
Entré como una bola de demolición,
nunca pegué tan fuerte en el amor (llegué, alcancé tan alto).
Todo lo que quería era romper tus muros,
todo lo que tú alguna vez hiciste, fue destrozarme (wreck),

sí, tú, tú me destrozaste.
Te puse bien alto en el cielo,
y ahora, no bajas.
Poco a poco se dio la vuelta (se torció, salió mal),
me dejaste arder y ahora,

somos cenizas en el suelo.
Nunca digas que simplemente me marché,
siempre te desearé.
No puedo vivir una mentira, corriendo para salvar mi vida,

siempre te desearé.
Entré como una bola de demolición,
nunca pegué tan fuerte en el amor.
Todo lo que quería era romper tus muros,

todo lo que tú alguna vez hiciste, fue destrozarme.
Entré como una bola de demolición,
nunca pegué tan fuerte en el amor.
Todo lo que quería era romper tus muros,
todo lo que tú alguna vez hiciste, fue destrozarme,

sí, tú, tú me destrozaste.
Nunca tuve intención de empezar una guerra,
solo quería que me dejaras entrar,
y en lugar de usar la fuerza,
supongo que debería haberte dejado entrar.
Nunca tuve intención de empezar una guerra,
solo quería que me dejaras entrar,

supongo que debería haberte dejado entrar." Letra en español de "Wrecking ball" (letraseninglés.es)

No hay comentarios:

Publicar un comentario