Páginas vistas en total

26 de mayo de 2014

Alegato fraternalista.



Conversando con mi mayor detractor, mi padre, me habla de la anulación de las ideas propias por la adopción de las ideas de otro… y yo le digo que no: que adoptar mejores ideas que las propias no es anularte, sino aprender y, en el mejor de los casos, sobreexpresarte. Mejorar no es anularse, padre. Porque sí hay pensamientos incorrectos y erróneos; y éstos nos pueden llevar a la muerte (tanto moral como física), si no les ponemos remedio, suprimiéndolos y cambiándolos por pensamientos positivos y correctos… como es el Fraternalismo. Me dice que es una utopía de las que no le gustan… otras sí le gustaron en el pasado, más férreas, más imposibles… sin embargo, afirma con rotundidad que el ser humano no puede ser bueno, porque no es su Naturaleza. Yo sé que los seres humanos pueden ser bondadosos porque conozco seres bondadosos y humanos, pero él jamás me daría la razón en esto; porque debiera dármela en otras cosas si empezara por ahí. Creo en las utopías, y por eso le pregunté si es que había perdido la esperanza… sus palabras me decían que no, pero su mirada que sí. Tal vez él fue un idealista soñador como yo en el pasado, pero se ha rendido… cosa que todavía no está en mis planes… el Fraternalismo no anula al individuo, lo transforma en superhombre; el Fraternalismo no es una idea equívoca que no lleva a ninguna parte, es un ideal práctico que nos llevará a la Salvación moral y física; el Fraternalismo no es una imposición filosófica, sino una elección del hombre que reconoce su libertad al convertirse; el Fraternalismo no es una utopía, es un paso de gigante para confeccionar un MUNDO MEJOR Y POSIBLE.

Papá, sé que jamás me darás la razón… y tal vez por eso te quiera más, porque sólo por el objetivo de que un día me digas: “esta vez sí lo has logrado”, voy a luchar por mis ideas hasta el final. Te quiero, gracias por hacerme cómo soy… y por discutir conmigo y hacerme rabiar… quizá sin esos acalorados siempre por tu parte debates en los que siempre tienes razón, yo no sería el fraternalista que ahora soy.

Una última arenga folks: “Destruid los muros de la doctrina del pasado, aferraos al fraternalismo, convertíos en Superhombres Tau, y demostrad a quienes no creen en vosotr@s y en vuestros sueños, que no hay nadie mejor que vosotr@s para alcanzarlos, y ejercerlos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario