Páginas vistas en total

7 de mayo de 2014

Ars ft. Iván Moreno

Iván Moreno
 De un tiempo a este momento me he planteado varias veces publicar una entrada en el blog acerca del arte... y gracias a tener el día libre, voy a poder escribirla directamente en el blogger, sin arreglos ni correcciones, como creo que debe ser el arte... es una cuestión de principios. Para ello cuento con la colaboración de un artista que siempre me ha impresionado, y eso que sólo tiene veinte años... es Iván Moreno, el "loco" de la foto... y un gran amigo mío aunque nos separe el Charco. Gracias de antemano Iván por prestar tus obras para este efecto.

Mi niña de cuatro años se aprende cuadros en el cole para ir iniciándola en el mundo del arte... aparecen Velázquez, Goya, Botero, Miró, Cezánne, Duffy... etcétera; y pienso en cuál fue mi primer contacto consciente con eso que llamamos arte y que algunos definen así:

 "Obra o actividad con la que el ser humano muestra simbólicamente un aspecto de la realidad o un sentimiento valiéndose de la materia, la imagen y el sonido" (es.thefreedictionary.com)
No voy a poder recordarlo, pero sí que gané un premio de dibujo a edad muy temprana y que mi abuelo no dejaba de regalarme estuches con pinturas y rotuladores; de hecho conservo uno en muy buen estado que ahora utiliza mi hija, a la que también le apasiona pintar. Como soy daltónico, me centré en el dibujo y pronto dejé la pintura, adorando a grandes como Miguel Ángel y Luis Royo... y desechando, desde que estuve en el Museo de Arte Contemporáneo de Cuenca el Arte Contemporáneo, pues me parece horrible. Yo soy más renacentista, más hiperrealista, más de Dalí y menos de Miró. Esta tendencia, este gusto, me hace pensar en la subjetividad que va, querámoslo o no, unida al arte... y plantea la pregunta: ¿arte es cualquier cosa? Yo creo que no aunque en Christie's crean que sí... el arte tiene que nacer de un sentimiento o idea profunda
, pues de no ser así, al igual que la poesía que se escribe por escribir, deja de ser arte... al menos a mi corto entender. Vagamente recuerdo aquéllo del "ethos" y el "pathos" que aprendemos en ética acerca de los cánones, de la belleza, de la estética... esta última es un campo más de la filosofía como producto o reflejo de la sociedad en la que se da, o a la que define... y lo uno al sentimiento, a la inspiración, a la esencia y a la obligación de expresar lo que cada uno llevamos dentro de uno u otro modo... el arte, con la mezcolanza de ideas que se me pasan por la mente, es algo más que una actividad que muestra un aspecto a través de algo tangible... pues entonces cualquier cosa sería arte y, repito, yo no apruebo esa teoría. 


 El arte debe nacer del alma, pero no sólo es una expresión de la génesis de "eso" que promueve a una persona a expresarse. Debe haber trabajo detrás y previamente... de igual modo que para escribir un poema se han de conocer las palabras y sus significados, para crear una obra artística se debe saber qué es un pincel, o un color, o una lanceta, o un papel. Dos fuerzas pues se unen para que nazca el arte: la necesidad de expresar un senmitiento o pensamiento profundo, y el conocimiento de los sistemas y métodos estéticos para la realización de tal expresión.
 Y en esa realización, mi buen amigo Iván es ya un maestro... de residuos tecnológicos es capaz de sacar una escultura, de un papel y un caerboncillo es capaz de sacar un búho o a Alatriste, de un bloque de masa la efigie de un extraterrestre...

Como dijo alguien alguna vez: ay del poeta que no esté cerca de su pueblo... igual pienso del artista: el arte comprometido, el arte que ayuda, el arte que se supera a sí mismo, es dos veces arte. Y el arte del reciclaje es la bomba: coger restos de un ordenador, de un teléfono móvil, o botellas viejas encontradas a los pies de una papelera, y ver más allá del plástico y las soldaduras, y crear un objeto artístico, que exprese equis o yé sentimiento... es increíble, y maravilloso.
Por eso, aunque haya muchos otros que también lo hagan, me gusta tanto el arte de mi colega Iván, y de todos los artistas comprometidos con la sociedad de un  modo u otro y de los del reciclaje en general: porque aportan a un mundo feo (no me refiero a la Naturaleza sino al que es producto directo de la sociedad del consumo actual) detalles de una belleza que supera a la propia belleza estética, y es la "belleza interior". Esa belleza primigenia de la que tanto he hablado en este blog (American Beauty) y que está detrás de cada cosa que puebla el mundo.
 No sé cómo terminar esta entrada, en la que he dicho de todo y no he dicho nada... supongo que mi arte sería algo tácito, igual que esta filosofía que no se piensa... apuntar tan sólo que acuñé el término Cuadragésimo Arte por mi pasión por el modelismo, y que esto es lo que me contó Iván acerca de la siguiente fotografía...
Me dijo que de pequeño le asustaban un poco las ratas, y que este ser luminoso y extraño, traído de un mundo que sólo existe en las pesadillas, es la representación plástica y tecnorreciclada del objeto de aquellos miedos infantiles. Fue la primera escultura que me llamó la atención de su arte, y a través de la cual nos hicimos amigos... y me parece una de las piezas artísticas, por lo que es y lo que significa, más ejemplarizantes de este arte que aquí expongo y defiendo.






Iván con su obra "Nostalgia del olvido" en la 6º Campus Party, Medellín

No hay comentarios:

Publicar un comentario