Páginas vistas en total

26 de septiembre de 2015

Against the wind: Hablemos.

Aunque Alguien me ha dado recientemente un gran consejo: no te preocupes tanto por el futuro, y vive más el presente... o algo más profundo... voy a publicar este artículo que escribí antes de recibir tal consejo porque creo que puede resultar interesante a pesar de sus "drásticas" conclusiones...

Hablemos de una solución al problema (asunto, etc...) de los refugiados: los Estados están preparados, y de sobra, para hacerles habitar en "campos de refugiados" como se hace en países africanos y asiáticos con los refugiados o exiliados de los conflictos armados que hoy perduran allí... tras esto, se les identifica y, en los países donde se necesite o bien por ampliación demográfica debido al envejecimiento de losnativos o bien para mano de obra por la demanda de trabajo, se les acepta y pasan a vivir como cualquiera de los vecinos. Obviamente, aquellos que las diferentes policías europeas identifiquen como terroristas o cercanos a estas organizaciones criminales, serían deportados ipso facto. Esta solución los iría ubicando y aceptando de forma ordenada y sistemátic; y, quizá con el tiempo y si todos fuéramos tan humanos como nos creemos (tanto nativos europeos como refugiados de toda condición), se adaptarían a nuestras vidas y todo seguiría como hata hoy y de buen rollo. Conozco a muchos inmigrantes que han seguido los pasos necesarios para nacionalizarse españoles y, al no tener antecedentes y conseguir trabajo aquí, hoy se han integrado completamente en la sociedad española y algunos (colombianos o marroquíes) se sienten más españoles que de donde vienen, y que Fernando Trueba y Oriol Junqueras también. Pienso además en otra cosa: no es cierto que en países como España, donde hay un 24% de paro, necesitemos esa mano de obra barata... y tampoco es cierto que "cuaquier español" esté dispuesto a recoger patatas en el campo de sol a sol. También se comenta que los alemanes hijos y nietos de turcos están exigiendo los mimos derechos que sus compatriotas hijos y nietos de alemanes... y países como el teutón necesitan renovar esos minijobs que han inventado y que mantienen a los tronistas en lo alto de "su" sistema... intereses políticos (elecciones que dan la mayoría a la derecha qeu no quiere a los refugiados o a la izquierda que los llama); intereses económicos (el mantenimiento del tinglado universal en el que vivimos); etc... hacen que esta solución exista, pero que no guste ni a los políticos (que utilian el tema de forma electoralista sí o sí) ni a los propios refugiados (que no desean pudrirse en un campo de refugiados y reclaman porque sí su igualdad de derechos con los vecinos de aquellos países que los van a acoger). Difícil, ¿verdad?
Hablemos de "injusticias": injusto es que una organización criminal escudada tras una dudosa fe invada países impunemente; injusto es que países musulmanes árabes no tengan la educación de acoger a "los suyos" y los empujen a la miseria que vivirán en Europa (huyendo de una miseria superior, claro está); injusto es que los gobernantes que con su codicia han provocado este estallido no sólo se laven las manos, sino que hagan pagar a través de más impuestos a sus ciudadanos el pato; injusto es que los refugiados huyan y abandonen sus patrias a su suerte: dejando a otros que luchen por la tácita libertad en sus países de origen, muriendo por ello; injusto es que un periódico mienta para conseguir ventas e injusto es que el político que hay detrás también lo haga; injusto es que una niña lleve pañuelo en el pelo sin querer y se lo quite al entrar en clase para estar cómoda y se lo ponga al salir para que no le regañe su madre; infusto es que, si yo no tiengo un bocadillo, me pidas más de la mitad y, en el caso de que yo no te dé tal parte cuando consiga el bocadillo, te indignes y me insultes por ello, porque yo... también tengo hambre... sí, esta lista podría ser interminable; y sí, todo es injusto objetivamente; y sí, nadie nos aseguró una vida totalmente justa en un mundo absolutamente justo.

Ante la inminente debacle qeu va a sufrir Europa (porque el fin de ciclo sólo acaba de empezar) hay muchas formas de tomarse el asunto... aquí destaco tres (reales de tres personas distintas, sin juicios ni prejuicios - simples opiniones de individuos adultos y nada ignorantes).
A) El idealista: no es el fin de un ciclo, sino el comienzo de una cosa nueva. El ser humano, tras décadas de manipulación e ignorancia, despierta desde su conciencia y, harto, se revela intelectual y moralmente contra el tinglado, creando un nuevo sistema económico más justo y sostenible, aboliendo religiones y siendo adalid de un Nuevo Orden más humanista y con menos engaños.
B) El conformista: si no estalla una gran guerra donde las civilizaciones del fin de ciclo choquen frontalmente y se reestablezca así otro orden: menos gente, más trabajo, etc... todos conviviremos en unidad y no habrá ni final ni principio, sino el simple devenir de la evoliución de las sociedades, tal y como viene ocurriendo a lo largo de la Historia de la Humanidad. (La dicotomía brutal de la que hablaba el otro día).
C) El temeroso: la sociedad ha colapsado por tantos motivos como pasos ha dado el Hombre en la Historia hasta este punto. Hemos llegado al cénit de la sociedad del bienestar de la que todos somos responsables indirectos. Y hay quienes ponen en peligro esta sociedad, y por esto los miran con recelo: porque son felices en la sociedad creada aun siendo conscientes de los engaños y carencias de la misma y, como se han adaptado a ella y saben vivir en ella, no quieren de ningún modo qeu este fin palpable llegue... y por eso denuncian su desacuerdo con el cambio por muy evidente o claro que se halle tal en el horizonte.

Supongo que la mayoría de los occidentales estarán en el grupo de los temerosos. Y es lo más lógico; y totalmente legítimo; pensar de este modo. No somos culpables del final; ni "los otros" tampoco; pero eso no quita que no luchemos - al menos desde la intelectualidad o la palabra - por denunciar que "nuestro mundo" se acaba, y no desamos tal término. Y cuidado: no es que nos hayaos contagiado del pensamiento de la mayoría, es que la mayoría disfrutamos de nuestra vida en nuestro a veces no tan perfecto y "cómodo" mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario