Páginas vistas en total

28 de noviembre de 2015

Pongamos que hablo de Alicante

Acabo de darme un baño con sales, creo tener un posible comprador para mi colección de Warhammer, y ayer, en un parque de Alicante, escribí lo siguiente...

Estoy en un parque, de pinos y cedros principalmente, aunque lo que tengo en frente es un sauce. Un perro de grandes dimensiones se acaba de llevar el envoltorio del trozo de tarta que me acababa de comer... el dueño viene a por él. En este parque hay siempre gente jugando con sus perros. Miro la fachada de la Iglesia: estoy esperando a que abran porque me "han soltado" una hora antes del trabajo... me siento bien a pesar de todo. Me han dicho que seré responsable de turno en un par de semanas y me estoy poniendo las pilas. Hay momentos de todo: lo mismo me felicitan y todo me sale bien, que pienso que debería abandonar: coger esos veinte días por año y quedarme quieto. Pero cuando pienso esto último me pregunto qué quiere el Enemigo... y se me pasa. Estoy en Alicante por algo; y si he aprendido a catalogar libros, a poner cafés, a saber cuándo está bueno el lomo en la plancha, a escribir novelas... cómo no voy a aprender a organizar el turno de una cafetería. Llevo aquí más de mil años... y los que me quedan.

Iba a seguir escribiendo el "loquesea" que estoy escribiendo estos últimos meses... viajes en el tiempo, física-ficción, política-ficción... lleva de todo un poco. Pero este parque, este atardecer de Noviembre, esta libreta... inspiran. Y pienso en Andrea y los niños: en lo felices que pueden ser en el parque junto al colegio de La Florida, haciendo los deberes en el foro después, escapándonos los días libres a Caudete o Torrevieja en busca de una paella de las buenas y una lata de cerveza fría para mí.

Sí, hay veces que me pregunto en qué lío me he metido. Que si lograremos deshacernos del piso en el pueblo para empezar casi de cero aquí. Que si he tomado la decisión correcta al aceptar trabajar en Alicante... pero miro el rótulo de la Iglesia y pienso que "Corazones necios" no es sólo un texto; que todo lo que he vivido, aprendido, aprehendido y rechazado, los últimos treinta y tres años de mi vida me han traído aquí: a escribir esta entrada de este blog a la escasa luz de esta tarde otoñal, en este banco, en este parque, en esta libreta, con este boli...
... que hoy no tengo nada más que mis manos; una familia que me ama y yo adoro; y la gran promesa de una vida mejor cerca de mi Dios.

Resultado de imagen de Rohan

No hay comentarios:

Publicar un comentario