Páginas vistas en total

18 de noviembre de 2015

Unjustice for all

(16-11) Ni si quiera sé si voy a tener tiempo esta semana de publicar esto... tengo los blogs totalmente abandonados. Sigo escribiendo una novela algo experimetnal en los ratejos libres, escasos, en que puedo dedicarme a ello. Ahora estoy al principio de la Avenida Aguilera, en los bancos bajo un árbol enorme frente a al estación de Alicante. Escrito con mi eterno boli azul en una libreta pequña de cuadros y mi letra es irregular, como una fila de hormigas jeroglíficas. Aliante... quién me lo iba a decir. He tenido que elegir entre irme al paro o venir a trabajar aquí manteniendo mi contrato... obviamente el sentido de la responsabilidad ha sido lo que me ha traído aquí: a una ciudad ruidosa, pero de calles amplias y con bancos al sol de noviembre donde sentarme a escribir en mis horas libres... quizá nunca mis libros paquen mis facturas. Por eso lo hacen los cafés y las tostadas que pongo. Aquí está la Iglesia; y en el mismo barrio un buen colegio para los peques; y a veinte minutos andando yo, arrugando la frente para que el sol me permita ver los vehículos que giran en la rotonda. El Corte Inglés me mira con indiferencia el lunes siguiente a los atentados de Ba Ta Clan y St. Dennis. Je Suis France. Ante esto, tres posiciones: los ultraconservadores qeu quieren vengarse de todos los musulmanes porque no distinguen entre el yihadista pirado y el practicante del islam común y corriente; los izquierdosos que dicen que Francia se lo merecía por meterse donde no le llaman al enfrentarse al ISIS en Siria... y los que nos quedamos a este lado del sentido común: Francia ayuda a un Gobierno legítimo, el de Al-Assad, contra una macro organización terrorista y ninguna muerte de rockeros inocentes en un concierto puede ser justificada; hay musulmanes qeu no desean ser mal vistos, y lo son por culpa de los terroristas, no creo qeu ellos tengan tampoco culpa de nada... ¿os acordáis de que ya lo habíamos predicho? El choque de civilizaciones está tan cerca que huele a sangre, suena a bramidos de terror del inocente, y ascienden los humos de sus hogueras de punta a punta en Oriente. Que sí, que esto pasa a diario en Iraq, Siria, Afganistán... que sí, que los refugiados necesitan ayuda... que Occidente ha ido apropiándose del mundo los últimos siglos... pero lso hijos de Occidente no podemos ser la diana de los que tanto tiempo llevan enfadados con nosotros... porque esto es un sindiós incomprensible, falto de todo sentido. ¿Por qué estudiamos a Grecia y a Roma? ¿Alejandro Magno? ¿El auge de los godos?  ¿La conquista de América y África...? Porque si otros hubieran hecho lo que los europeos llevan haciendo desde que el mundo es mundo, los estudiaríamos a ellos... nosotros vivimos una Ilustración que los islamistas no han vivido (todavía). Nosotrso hemos mantenido cierta hegemonía tecnológica y cultural, lo que ha hecho que las demás civilizaciones se giren (aceptándolo las masas o no) hacia Europa y deseen imitar nuestros sueños de salario precario, educación meridiana, gasolina y ruido... lo han hecho, y punto. Democracia es una palabra griega... y revolución también. Y religión y política se separaron cuando a unos locos europeos les dio por decir: "ya basta". No me convenceréis de que los hijos de éstos somos lso culpables de que los otros no hayan tenido tales ideas. Pero tampoco puedo estar convencido de que sea justo. Es injusto, sí. Como también lo es que un novelista deba trabajar de camarero a setenta kilómetros de su casa para medio alimentar a sus hijos. Si el mundo fuera perfecto, yo estaría tomándome un ron con zumo de naranja en el barrio de Salamanca con Arturo... pero aquí estoy, escribiendo en una libreta pequeña comprada en los chinos con un boli prestado. Ah, y os recuerdo: el mundo fue justo una vez... pero Adán tenía que morder el dichoso fruto, no podía quedarse quieto el hombre... y así, de un bocado, lo fastidió todo.

Afortunadamente para un servidor (y espero que tú estés de mi bando lector@), he aprendido a aceptar los cambios... y a comprender (si es que lo necesita tanto como yo lo necesito) este Gobierno del Mal, este sindiós, esete teatro, tinglado... esperpento de mundo.

Niños cristianos llorando en Siria, donde los que se han quedado para luchar contra el ISIS de parte del Ejército Republicano Sirio son masacrados por yihadistas a diario. A DIARIO. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario