Páginas vistas en total

9 de agosto de 2014

Relatos indultados: "La noche", pt.2




Los pormenores invernales no podían dar su espíritu a torcer. Las farolas, luciérnagas eléctricas que con furia desencadenaban luz en los callejones, le servían de útil guía en su hazaña deportiva. Avanzaba con ritmo incansable por las aceras, indiferentes a su paso. Lo único que era capaz de pensar, ya que aun quedaban un par de meses para la época de exámenes de la facultad de derecho, era en la carrera del domingo siguiente: si ganaba, o, simplemente quedaba tercero (cosa que él sabía que no iba a suceder, pues estaba tan seguro de ganar como de la temperatura de congelación del agua), podría obtener esa ansiada beca en los USA, que había perseguido siempre. El chándal estaba empezando a humedecerse demasiado para su exquisito gusto de atleta semiprofesional; así que aceleró para llegar antes a su casa y descansar. Sus músculos, ingenios propios de una máquina perfecta, se aliaron con esos pulmones gigantescos para dar más potencia a su veloz carrera... esquivando a una muchacha, de pelo rizo y tacón.

            En su mirada, se veía reflejado el poder de antiguos imperios. La belleza, como mariposa caprichosa, se había posado reluciente en la magnífica fragancia que su persona idealizaba. Si la seducción fue un juego, ella ganaría cualquier olimpiada, y en sus labios la fruta de la magia. Que había en su piel un heraldo de poder, una certeza de melocotón y esos ojos que al mirarte te hacen daño. Como se estaba apostando la bruma sobre las calles, y el taxi amarillo no llegaba, decidió ir caminando hacia la avenida: allí seguro que encontraba alguno para llevarla a la discoteca, donde de gogó trabajaba. Recuperó de algún lugar de su bolso, la barra de labios carmín y fresa, acicalándose como una princesa, silbó al transporte público, que paró en seco, conmovido por sus formas, exhausto por su belleza. Al subir, el taxista sólo pudo, con la voz resquebrajada por la emoción contenida, preguntar quedamente a dónde se dirigía. Al salir, despistado todavía, casi le rompe el parachoques al coche de la policía.

            “Los taxistas, un día de éstos, va a haber una desgracia...”, le dijo a su compañero mientras miraba hacia atrás con cara de mala hostia. Nunca el turno de noche le había sentado demasiado bien, además, era sábado... y ya se sabe: los fines de semana son los días preferidos de los maleantes. Tenía ganas de hacer algo diferente, un tiempo en la secreta y otro tiempo en antivicio, lo habían llevado a ser un madero de tres al cuarto... no fue por ser poco pelota, sino por la coca que se metía en tiempos extraños, en tiempos, sin duda, malos. Quemado, había consumido su vida tratando de hacer bien las cosas, pero se metió de lleno en el último de sus trabajos. Y soltero como era, la vida le importaba, sinceramente y a lo bestia, un carajo. No le sorprendió, tampoco a su joven compañero, oír por la emisora que en un restaurante de comida rápida estaba formándose un atraco, a mano armada, con ganas de gresca, y sin tabaco. Al llegar al lugar del suceso, un tipo con mala leche les disparó dos veces, dejando el coche patrulla hecho un asco.

            Por algo le sudaban las manos, por algo estrelló contra el suelo aquel cigarrillo... después de comerse la hamburguesa con queso y pepinillos, apurar el refresco y meterse un carajillo entre pecho y espalda, sacó su arma robada y pidió que nadie se moviera excepto el camarero asustado. Perfiló sus labios con una lengua seca y humilde, aunque traicionera; pilló la bolsa con el logotipo del lugar llena de la pasta de la caja. Y al salir, sin prisa pero sin pausa, se encontró con el coche patrulla a quien ya no podía darle la espalda... “joder, qué putada”, pensó en lo que diría su agente de la condicional cuando lo supiera... pensó en su madre, y en el vino que para ella mercaba... le pegó dos tiros a la carrocería y salió por patas. Topándose con la rubia y el camello, con el que corría con desprecio al makinero, Evitando que le mordiera el puto perro, golpeándose con un taxi que llevaba a una pelirroja impresionante dentro, ante la mirada atenta del ‘friki’ y dos macizas en un balcón, y entrando en la puerta de un garito rockero, tomando por rehenes a la parroquia y al dueño.

FIN

Este relato lo escribí en 2005, y no ganó ningún concurso o certamen de a los cuales fue presentado. Una pena, ¿verdad?
Entonces solía escribir estos relatos y cuentos a menudo... hoy, no sé por qué, ya no hago estas cosas...  



No hay comentarios:

Publicar un comentario