Páginas vistas en total

21 de agosto de 2014

Relatos indultados: Saciar de espíritu el cuerpo.



Según el archivo, es de agosto de 2005, y es un poema que no recuerdo haber escrito! Por la languidez y la cadencia es de la época triste... afortunadamente un par de años después conocería a quien hoy es mi mujer y mi poesía cambiaría radicalmente...

Rondando la sonrisa en esos ojillos...
Decidir cuándo abandonar, regresar,
Y en el fondo admitir, abandonar
Y volverte a rondar.
Sabiendo que siempre eres la misma
Con diferentes miradas, expresiones y curvas.
Esa sed de seducción amable
Buscando la última prueba del crimen;
Cuando todas las víctimas son yo
También lo son aquellos que dicen ser héroes.
Bestias hay en un corazón gitano y salvaje.
Cuánto he de esperar
Para rozar el cielo tras tus fríos dedos.
Y si hay un dios, por qué preocuparse...
Volverás.
Se llena ese cántaro con una esperanza
Que deja de ser vana, que sólo es agua.
Sempiterna compasión de mi merced.
Rápido vuela la noche, pedazos de ella
Son estos huesos calcinados.
Brillará quizás sólo para ti el cosmos...
Como antes, tres por dos siguen siendo cuatro.
Hay cosas más importantes que la belleza,
Pero son tan inútiles...
Es todo un grito celeste,
Son estas sendas que vamos escribiendo.
Sí, tener razón
No significa estar en lo cierto.
Se apagará la luz y nos desnudaremos...
Cuidado, atenta, no soy yo: soy tú.
... yo sois todas vosotras.
Robé y robaré de labios te quieros.
No muero por amor
Aunque mate por ello.
Nacido en la tierra caliente... soy versos.
Casi anudadas están las lágrimas,
Apenas espejismos perfeccionistas...
Son relojes llenos de arena.
Miles de seres se sienten como
Me siento a veces y ahora...
Tanta mediocridad
Para describir una vida intensa... vulgar.
Sin circunstancias de la copa bebo.
Los conjuros se tornan vagos,
A pesar de todo saben bien los besos.
Por qué llorar si lejos todavía te tengo...
Acaso crees que soy débil.
Nunca fui tan fuerte en el pasado
Como lo soy cada momento en el presente.
Sin límites...
Mis voces siempre son ecos,
Mis pasos huellas,
Mi verdad la sintaxis comprimida
En tu tarjeta... en tu papel... en tu espejo.
Muerte, a ti es lo único que hoy temo.
El amor una bandera
Y estandartes vuestros lechos.
Aunque muramos todos en el Apocalipsis,
Tumbas que nos esperan y cavaremos,
Por siempre tú y yo existiremos...
Dioses, reyes, héroes, brujos y bufones:
Cada uno elige su destierro.
Yo,
Me quedo.

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario